Festival UTOPIA se hace realidad en Madrid

Cuando nos enteramos de las primeras noticias acerca de Festival UTOPIA, pensamos que el nombre era muy acertado. Y es que podía parecer una utopía juntar a algunos de los mejores artistas del panorama electrónico en un festival debutante en Madrid capital, en formato urbano y diurno. Una cosa que, al final, se ha hecho realidad… ¡vaya que sí! Utopia ha cumplido con creces en su primera edición –esperamos que la primera de muchas– y, aunque parecía que bajaba el pie del acelerador semanas antes del evento, todas las dudas quedaron disipadas sobre el terreno. Sólo hace falta ver las redes sociales para darse cuenta del alto grado de satisfacción de los utopians. Y del nuestro también, como os contamos en esta crónica.

UTOPIA SÁBADO 4

El calor sofocante que sorprendió en Madrid el primer fin de semana de junio provocó que retrasásemos nuestra hora de entrada al festival, cosa que hicimos cuando Quintino ya tenía revolucionado el escenario principal dedicado a los sonidos más comerciales y Daniel Avery hacía lo propio en el secundario, enfocado a sonidos de corte underground. Nuestra primera impresión fue muy buena, con un recinto universitario amplio y muy bien aclimatado para la ocasión tanto a nivel de infraestructuras como de personal… y un número de asistentes –bien entregados ya a la causa– que superaba en mucho a la cantidad que esperábamos encontrarnos. Ambientazo.

Miles y miles de cabezas saltaban al son que marcaba el creador de “Epic”, quien se subía a la mesa que presidía el Vulcano para jalearles más aún. Pero nosotros nos dirigimos al escenario Waterfall, que bien es cierto que resultaba muy sencillo al lado del montaje del principal. Pero habiendo buena música y buen ambiente, no precisábamos de mucho más. Teníamos muchas ganas de disfrutar en directo de Daniel Avery, y llegar al son de “Drone Logic” se puede consideran una entrada triunfal. Afluencia escasa, pero firme en su cometido. Con el bombo golpeándonos en el pecho –desfilaban temazos como “Satellite” de Mark Broom– y el sol en la nuca, decidimos disfrutar del set en la poca sombra que encontramos en el recinto. Eso sí, cerveza en mano que es mano de santo para sofocar el calor. Y es que el astro rey no daba tregua como demostraba la piel bien achicharrada de los valientes (o insensatos) que parecían no sentirlo. Le seguía Cassy que no terminó de engancharnos como en otras ocasiones, llegando a resultarnos un tanto monótona.

Utopia Daniel Avery

Nos desplazamos al escenario principal antes del inicio de uno de los sets más destacados del fin de semana, y es que hacía tiempo que se esperaba a Martin Solveig en la capital. El francés apostó –como el mismo reveló por redes sociales– por un set muy housero en un escenario dedicado casi íntegramente al EDM. Una apuesta arriesgada y ganadora. Juego, set y partido. Sonaron –cómo no hacerlo– sus grandes éxitos, como “+1”, “Intoxicated”, “Hello” o el más reciente “Do It Right” y otros atemporales como “Pump Up The Jam” de Technotronic. Caía el sol en Madrid (¡menos mal!) y aún nos quedaban por delante horas muy intensas.

Utopia Martin Solveig

Dos de los cabezas de cartel del festival, uno para cada escenario, coincidían en el ocaso: David Guetta y Maceo Plex. El volcán estallaba con la visita del francés, en un área llena hasta la bandera. No nos quedamos mucho tiempo, pero en los diez primeros minutos ya dio muestra de que iba a ser un set cargado de éxitos de radio. Ni más ni menos de lo que esperaba la gente, que tenía ganas de corear la canciones que se sabían de carrerilla. El capo de Ellum en cambio desplegó su sonido techno elegante y adictivo, con temazos como “Solar Detroit” que aún resuenan en nuestros oídos.

Utopia Maceo Plex

Cena rápida –y bastante rica– y corriendo de vuelta al escenario principal (suerte que estaban bien cerca uno de otro). Teníamos una cita con Alesso bien marcada en nuestro horario, y es que hacía años que teníamos cuentas pendientes con el sueco. Empezó con “Anthem” una sesión bastante… agresiva. Más allá del propio progressive house con D.O. Suecia, hubo hueco para sonidos bass house y trap para sorpresa de muchos (nosotros incluidos). Multitud de mash-ups como “Sweet Escape vs. Dark River”, “I Follow Rivers vs. Mantra” o “How Deep Is Your Love vs. Opus” que hicieron las delicias de un público entregado y que ponían el cierre de oro –en paralelo a “Voices” de Hot Since 82– a la primera jornada de UTOPIA, fuegos artificiales incluidos.

Utopia Alesso

UTOPIA DOMINGO 5

Los reclamos internacionales –bien respaldados por artistas de nuestro país– comenzaban horas antes el domingo, obligando a los utopians a preparse para otra jornada maratoniana bajo el sol. El soul y deep house de Michael Calfan daba paso a Diplo. Con él, llegó la locura. Y había que estar allí para vivirla como fuera, vivo o cadáver.

Después de pasar el control de seguridad, un acto promocional de una marca de mojito en polo nos regalaba la primera sonrisa y es que, aparte de estar delicioso, nos quitó la resaca de un plumazo. Esperábamos una gran sesión por parte de un artista único en su especie, y así fue.

Con tanto temas propios como de sus proyectos Major Lazer y Jack Ü, Diplo combinaba sin descanso moombathon, electro, trap, bass… y hasta reggaeton. Sí, reggaeton (Dj Tennis que esperaba su turno en el escenario paralelo mostaba su sorpresa en Twitter). A mediados de sesión se metió a la gente en el bolsillo sorprendiendo a todos con sonidos latinos de antaño como “Culo” de Pitbull, “Papi Chulo” de Lorna o “Gasolina” de Daddy Yankee encendiendo a un público que entre risas y bailes las cantaba al unísono. La jugada era arriesgada con otro tipo de público, pero ante el de Utopia era una jugada maestra. Como broche a un set de escándalo, el americano soltó el mayor hit del pasado año, “Lean On”, mezclado con “Bangarang” de su colega Skrillex. Un acierto, así como el manguerazo que bañó al público a esas horas y que con esa temperatura buena falta hacía.

Utopia Showtek

Después de salir a repostar y recuperar fuerzas, volvimos para disfrutar del final de Showtek –para el que habían reservado “Booyah” y su regreso al hardstyle– antes de uno de los mayores atractivos de Utopia: Rudimental en live. Aunque era así sobre el papel, en realidad era más bien un dj set–live. El dj orquestaba a resto del grupo, que cantaba y tocaba la trompeta sobre ello. Drum & bass, reggae y funk se fusionaron en una actuación que, aunque no fue el directo que esperábamos, resultó muy divertida y bailable, donde hicieron un exhaustivo repaso a sus fantásticos álbumes ‘Home’ y ‘We The Generation’ que se entremezclaron con clásicos como “Bad Boys” o “Hit The Road Jack” y sorpresas como “Let’s Go Dancing” de Tiga.

Utopia Rudimental

Nicky Romero demostró que está en plena forma y que sabe conectar muy bien con el público, desde la intro con “Harmony” hasta el cierre con “Lighthouse”. Muy buen set, con un progressive house muy enérgico –en su línea–, por parte del jefe de Protocol Recordings alternando novedades de su sello como la versión vocal de su nuevo himno “Novell” o “Rumble” con éxitos contrastados como “Warriors”, “Like Home” o “Toulouse”, esta última mezclada con dos vocales bien conocidas por todos: “Sunrise” y “Clarity”. Mientras tanto el trío Apollonia reventaba el escenario underground haciéndonos sentir el kick, aunque bien es cierto que la primera mitad del set fue mucho mejor que la segunda.

Utopia Nicky Romero

Armin van Buuren, aunque duela en el alma decirlo, supuso para nosotros la mayor decepción del festival que le presentaba como principal reclamo. Y no es una novedad, pues ya conocíamos su faceta más ‘festivalera’ que atrae al gran público a golpe de big room, pero que drop a drop entierra el amor que le profesaban sus más antiguos fieles. No es que la sesión fuera mala en sí, sino que era una más que podría haber firmado cualquier otro. Aún creíamos que habiendo sacando nuevos sencillos bajo sus alias Rising Star y Gaia– o incluso su último álbum ‘Embrace’–el trance, el sonido que le encaramó a la cima sobre el resto de mortales, cobraría protagonismo durante su set. Pero no fue así. Unos contados minutos a modo de gol en el descuento no maquillan el resultado. Tendremos que ir a verle a Armin Only, para volver a disfrutar de él y seguir confiando que Armin van Buuren fue, es y será Armin van Buuren.

Utopia Armin van Buuren

Quién mejor que Dixonnúmero uno del ránking de Resident Advisor por tercer año consecutivo– para ser el encargado de clausurar el escenario Waterfall, y lo hizo con ese sonido rítmico y profundo tan propio de Innervisions. Había muchas ganas de bailar al alemán en la capital.

En cambio en el escenario Vulcano para cerrar nos esperaba la pareja holandesa W&W –más que conocida por el público español–, que anunció que el festival nos espera en 2017 y que no decepcionó ofreciendo lo que se esperaba de ellos… pero que debe evolucionar hacia otros sonidos. Todas sus sesiones se componen de un big room que, para los más festivaleros, ya resulta repetitivo lanzando temas propios como “How Many”, “Invasion” o “Bigfoot”. Aunque seguro que su potencia persistía en los oídos de más de uno en los quehaceres del lunes por la mañana.

Utopia Armin van Buuren

En definitiva, grandísima primera edición de un festival que –esperemos– ha llegado para quedarse. Madrid lo necesita y agradece. Y nosotros hacemos lo propio con la organización, por todas las facilidades y atención que nos brindaron desde el primer momento. ¡Nos vemos en Festival UTOPIA 2017 familia!

Author image
Proyecto de arquitecto, más madrileño que el oso y el madroño. Amante de la buena música en general y de la electrónica en particular. De Beatsoup desde pequeñito. CEO.
Madrid
    
        Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK |         Más información