Sónar 2017: al calor de la vanguardia

Está edición de Sónar 2017 ha sido la de las cifras de récord. Récord de asistentes —con un total de 123.000 visitantes ni más ni menos— y de temperaturas; ¡qué calor asfixiante pasamos en la Ciudad Condal!

Sónar, un evento con mayúsculas donde la improvisación se la dejan a los artistas; un festival de vanguardia —musical, artística, tecnológica— con una proyección internacional deslumbrante (más de la mitad del público era foráneo) y que ya el año próximo celebrará su 25 aniversario. Apuntad fechas: 14, 15 y 16 de junio 2018.

Todo un acierto el separar en jornada diurna y nocturna, con enfoques radicalmente distintos: uno más experimental y fresco, otro más intenso y oscuro. La nota negativa, y de lo que nadie que haya asistido puede diferir, es del calor que se pasaba en los escenarios techados, tanto en el Sonar Día como en el de Noche. Ejemplo evidente de que los equipos de climatización no rendían fue que se agotaran los abanicos el viernes a las pocas horas. Es un festival maduro con mucha experiencia que roza la excelencia, pero no se puede ser perfecto. Así que Sonar, tenéis una tarea, el año que viene los festivaleros necesitamos “que corra el aire” para poder bailar agusto sin sudar la camiseta (de más).

Crónica propia merecen el futuro tecnológico que descubrimos a través de Sónar +D o la destacada presencia de Björk, una rara avis del arte musical. Pronto, en nuesta web.

De oferta inabarcable que cada año amplía más el espectro sonoro (mucho nos dejamos en el camino), resumimos a continuación —en boca de distintos redactores— las que para Beatsoup fueron algunas de las principales actuaciones de este reciente Sónar 2017.


JUEVES

Prins Thomas | Sónar Village (Sónar Día)

Bebiendo, fumando y sin parar de reír. Y sin parar de sudar, señal de que lo estaba dando todo. Así nos encontramos a un radiante Prins Thomas en la cabina de un Sónar Village donde empezaba a ocultarse el inclemente sol (¡bien!). Quien diga que los nórdicos son fríos se equivoca de pleno con este referente del Cosmic Disco escandinavo, vértice de la trinidad formada junto a sus colegas Lindstrøm y Todd Terje. Thomas se marcó de lejos una de las sesiones mejor valoradas y más bailadas del Sónar Día de este año a golpe de buenas vibraciones, dejando la pista en su punto álgido a unos HVOB que pronto bajaron las pulsaciones —según lo hacía la luz— hacia su seductor y ensoñador Techno Pop. /// AP

Kölsch | This Is Hardcore (Razzmatazz)

Vale, es verdad que no formaba parte del festival, pero en gran parte el danés fue uno de los culpables de que entrásemos en contacto con la Off Week. El jueves noche, aprovechando que no había Sónar Noche, nos acercamos a la Sala Razzmatazz a disfrutar de él y otros grandes artistas como Dusky o Vril. Entre luces y sombras, se dibujó un busto con un sombrero de grandes dimensiones que permaneció ahí unos 50 minutos. Sabíamos que era él. Comenzó su set con el increíble “Work It Out” de Karizma y, tras él, ante un público exigente (y muy internacional, por cierto), hizo uso de grandes producciones como “Goldfisch”, “Grey” o “Loreley”. Fue un set impecable al que, a parte de la buena música, los megatrones fueron un gran amigo para sofocar el calor producido por la multitud. /// DC


VIERNES

Evian Christ | Sónar Hall (Sónar Día)

Encontrar a puretas ochenteros y milenials en una misma sala de electrónica de Sonar Día, puede ser algo surrealista. Precisamente lo que este jovencísimo productor británico consiguió en Sónar Hall. Desde un principio supo poner en la mesa su personal lenguaje musical, un lenguaje que creemos no ha dejado indiferente a nadie. Optando por un show lumínico standard, pero bien sincronizado con su música, Evian nos deleitaba con desgarradores bombos y subs que tambaleaban tu estructura molecular y un arsenal melódico que oscilaba entre el Trap, el Deep, el Dark, el Ambient o un Hard-tech muy ameno que te absorbía. Arriesgó con un remix entre T.A.T.U. y el difunto Robert Miles que seguramente ya esté sonando en vuestra cabeza, con el que se ganó el cariño de los más veteranos para el resto del set. Una apuesta innovadora que con su tendencia grime, aunque demasiado personal como para catalogarla, dará que hablar en los próximos años. /// SC

Floorplan (live) | Sónar Dôme (Sónar Día)

Qué bonito es ver transmitir una pasión de padres a hijos. Y no lo decimos sólo por las distintas generaciones que se dieron cita bailando entre los escenarios —con niños pequeños correteando y jugando—, sino por la ahora dupla Floorplan formada por Robert y Lyric Hood. Sabíamos a lo que íbamos y lo encontramos. Un semidios del techno forjado en las fábricas de Detroit compartiendo cabina y repartiendo bombo junto su progenie. Y tan bonito es ver a padre e hija compartir platos como disfrutar de himnos atemporales como "Baby, Baby", "Never Grow Old" o "We Magnify His Name" en familia. Porque sí, allí todos éramos una gran familia unida por una fe: el techno. /// AP

Damian Lazarus | Sónar Village (Sónar Día)

El británico cerraba la jornada del Sónar Día del viernes y, como era de esperar, no falló. El set duró dos horas, pero se nos pasó mucho más rápido, síntoma de que estuvo a la altura de las expectativas. Con una performance y una indumentaria de lo más variopinta (fiel a su estilo místico), el jefe de Crosstown Rebels enchufó hype a base de temas con un toque muy Tech House y electroclash como si fuera una antesala de lo que deparaba la jornada nocturna. Una de las cosas que más nos llamó la atención fueron “las púas” que desplegó al final de su set con "Now That We Found Love" que sorprendieron a los allí presentes. /// EA

Moderat | Sónar Club (Sónar Noche)

Noche Había muchas ganas de escuchar al trío berlinés, se notaba, un Sónar Club a rebosar así lo indicaba. Sin duda alguna, la puesta escena tan poderosa que tienen se ve reforzada por un despliegue de medios sin precedentes con proyecciones y un gran lightshow de láser y luces. Sin duda alguna, su última publicación 'III' fue protagonista de un directo pulido porque, aparte de viejas joyas, incluyeron varios temas de su último trabajo. /// EA

Nicolas Jaar | Sónar Pub (Sónar Noche)

Donde hay talento, va la gente. Eso es un hecho que el joven productor chileno demostró en Sónar Pub, comenzando con un set en Live progresivo, oscuro y muy lento que nos recordaba a un “Nic Jaar” de 2011. Sin embargo, no olvidemos que hemos venido a ver su nuevo Live y a escuchar su última genialidad 'Sirens' que, por supuesto, no decepcionó. Poco a poco la progresión y variedad musical se fue esclareciendo sacando a su público de una electrónica muy deep y oscura hasta un bombo más alegre, contundente y embaucador, unas melodías más vivas y acordes. En cuanto a la puesta en escena, Nic optó por un show más íntimo e introspectivo. Una serie de barras LEDs que se iban moviendo generando simples figuras, abstractas y minimalistas, un escenario muy apagado en un principio con una imagen de visión nocturna proyectada en las dos pantallas del escenario que poco a poco fueron iluminándose conforme avanzaba. Todo un crescendo que terminó por ganarse el respeto de sus fieles seguidores, así como el de muchos otros nuevos. /// SC

Jacques Greene | Sónar Club (Sónar Noche)

Con su emocionante álbum debut 'Feel Infinite' más que escuchado (uno de los mejores largos del año, en el que bebe de diversas influencias), no quisimos perder la oportunidad de vivir su presentación sobre el escenario. Pero el bueno de Jacques Greene tuvo un problema, y ese fue Nicolas Jaar. El chileno —situado en el escenario más opuesto al francocanadiense— acaparó todos los focos y la atención mediática, quedándole quizá a éste un poco grande el stage principal. Pero ojo, que supo jugar muy bien la papeleta ganándose al público presente track a track con un catálogo bien fresco (mención especial para "To Say" o su reversión del "White Ferrari" de Frank Ocean). House del futuro. /// AP

Soulwax | Sónar Club (Sónar Noche)

Si tienes entradas para otros festivales, te aconsejamos que las revendas, porque el directo del año ya ha tenido lugar en Barcelona de la mano de Soulwax. Sí, vale, quizás nos hemos pasado un poco, pero es que es imposible no atreverse a valorar tan positivamente a unos “2manydjs analógicos” que se salían del pellejo desde el primer segundo. Para que os hagáis una idea, la gente se desmayaba deshidratada o se provocaban fallos renales por el simple hecho de no moverse del sitio y perderse un segundo de la actuación. 'From Dewee' fue la piedra angular de todo el show, con una puesta en escena muy original y sabiendo explotar la iluminación con un buen sincronismo rítmico. Además, todo hemos escuchado un solo de batería... pero ¿quién ha escuchado un solo de TRES baterías sonando como una sola? Definitivamente, un directazo que ya ha dado de que hablar y ha puesto el nivel tan alto que más de un DJ va a tener que aprender a tocar la batería para sorprender algo en este 2017. /// SC

Nina Kraviz | Sónar Pub (Sónar Noche)

La rusa fue una de las encargadas de clausurar la primera jornada de Sónar Noche y, a decir verdad, Nina no logró superar las expectativas que teníamos sobre su set. De lo más lineal, si bien es cierto que no todo lo que incluyó fue Acid, faltaron muchas sorpresas como hemos acostumbrado a ver en otras de sus actuaciones. Fue un set al que le faltó la “chispa propia” que acostumbra a tener, sin ser tan interactiva como siempre, y echamos en falta producciones propias como “Guetto Kraviz”. Mantuvo en exceso el mismo ritmo produciendo la inmovilidad de gran parte del público (no solo por el exceso de aforo, sino por la falta de dinamismo o heterogeneidad de la sesión). No obstante, temas épicos de como “The First Rebirth” de Jones & Stephenson fueron bien recibidos por el respetable. /// DC


SÁBADO

C Tangana | Sónar Dôme (Sónar Día)

Cada día tenemos más claro que Antón va un paso por delante de una escena de la que se desmarca a cada movimiento. Un reinventor arrogante, un comercial nato, un estratega que no da un paso en falso. Lo de ser un rapero más quedó atrás. Rey del hype, calentó su actuación con una avioneta —relacionada con su último hit "Mala Mujer"— y un mensaje: A tu novia le gusta C Tangana. Algo que redondeó con La Pary! del domingo, pero esa es otra historia. Centrándonos en su actuación en un Sónar Dôme que se le quedó pequeño, acompañado de su inseparable familia de Agorazein —¡Siempre!— y unas bailarinas, C Tangana demostró que tienen sus directos de "nuevo pop" que tanto enganchan. No destacan por su voz cargada de autotune, no, sino por la energía que desprende y la unión que es capaz de generar con un público fiel y cada vez mayor. Puchito, puchito. /// AP

Cerrone | Sónar Club (Sónar Noche)

¡Yo soy tu padre!, eso debió de exclamar Marc Cerrone al entrar en Sónar 2017. Junto con Giorgio Moroder, uno de los padres de todo lo que conocemos como música electrónica. La cosa empezó con un “Love in C Minor” de unos 10 minutos de duración que partió el Sónar Noche en dos. Un bombo contundente y Dance, sumado a una melodía Disco que impedía que tus músculos se quedasen quietos. Y no es broma, porque todo aquel que decidió ver a Cerrone aquel sábado, denotaba en la cara una expresión de fatiga extrema, sudor y felicidad absoluta. El montaje, muy sencillo: una batería con final sorpresa, un micrófono para una vocalista sobrenatural y un stand de DJing normalito. Eso sí, las visuales, realizadas en directo no dejaban indiferente, catapultando de inmediato a los años 70 para no volver hasta que la música cesase. En la actuación se dieron momentos como el homenaje a Michael Jackson de “Off the Wall”, o el “Supernature” con un Cerrone a la batería haciendo gala de sus curtidas dotes de producción y multi-instrumental. Definición perfecta de fiestón disco, que deja por los suelos a más de un “pinchadiscos” actual. Si es que, no hay escuela como la vieja escuela. /// SC

Justice | Sónar Club (Sónar Noche)

Como sacados de una mitología nórdica, el dúo francés calmó los gritos de ansiedad con un implacable golpe de bombo y un show que puso todo patas arriba. Arrancando con un más que deseado “Safe and Sound” se hicieron con un público que desde el primer minuto no dejó de botar hasta, seguramente, aflojar algún tornillo a aquella nave industrial. Pudimos disfrutar de toda una retrospectiva musical de su discografía, no dejando cabos sueltos y sabiendo usar sus temas más rompedores. En cuanto a la presentación y el espectáculo, solo cabe decir que, si no estuviste, te perdiste uno de los show visuales del año. Una arquitectura modular conformada por un muro de aparentes amplificadores Marshall que en realidad eran paneles cuadrados led, cabezas móviles en el suelo para simular una jaula lumínica, paneles laterales, agrupaciones de flash, y una sincronía milimetrada con la música, lo que ponía un altísimo listón para las demás actuaciones de la noche. Se podría decir, que Justice, hizo justicia en este Sónar 2017. /// SC

Avalon Emerson & Courtesy | Sónar Pub (Sónar Noche)

Posiblemente la única actuación que disfruté entera en el frenético juego de carreras que propone el vasto cartel de este festival. Y por algo sería. Mucho y bueno habíamos leído y oído sobre Avalon Emerson, encumbrada como una de las selectoras más destacadas del pasado 2016. Y ahora podemos dar fe de ello, tras disfrutar con ella y su pareja Courtesy en cabina de la que sería una de las mejores actuaciones del fin de semana. Una hora y media de fina evasión de la realidad, hasta despertar con el envolvente cierre al son de "The Frontier" de la propia dj y programadora americana. Porque el techno —en este caso, un paseo por sus distintas variantes— no tiene por qué ser algo denso y trotón. También puede ser elegancia y melodía sin perder ese pulso oscuro y abstracto que merece. Incluso puede ser amor. /// AP

Vitalic | Sónar Pub (Sónar Noche)

Su puesta en escena fue, probablemente, una de las mejores de toda la edición. Tras el increíble set de Avalon Emerson & Courtesy, entre la muchedumbre y el calor apareció el francés. Su aparición se dio a través de un espectro de luz producido por una increíble cortina de luces móviles e inmóviles que le acompañaron a lo largo de su set de presentación de ODC Live y que, como siempre, fueron un claro valor añadido. Cierto es que no fue el set que mayor multitud acogió del festival (tampoco se quedó corto), pero también es cierto que fue algo digno de agradecer; ver un set sin un denso calor que calaba en los huesos. Comenzó con “Ooey” y tras él vinieron las mejores producciones del artista, tanto de su nuevo disco, 'Voyager' como de los anteriores. Así pues, pudimos escuchar canciones como “Levitation”, “Second Lives”, “Poison Lips”, “Stamina” y “My Friend Dario”, tema con el cuál clausuró la sesión. /// DC

Eric Prydz | Sónar Club (Sónar Noche)

El sueco, que estuvo cerca de ser integrante de la Swedish House Mafia, se presentaba en Barcelona para reventar la noche del sábado con su alter ego más technófilo. Sin duda, estuvimos delante de un Cirez D que hizo las delicias de los allí congregados. Tras un inicio dubitativo, los láseres y los sonidos inconfundibles tan característicos de uno de los Djs del momento inundaban la sala. Pudimos escuchar varios temas producidos bajo éste seudónimo como "Metropolitan ID" o el rompepistas "ON/OFF" con el que la parroquia enloqueció. Aunque Prydz también tuvo sus momentos más tranceros y progresivos. El más épico, cuando ya Eric nos tenía ganados y daba igual que el sudor cayera a chorros por la piel, llegó con una obra de arte: "Opus". Flashes y láseres sin contemplaciones nos metían en una escena de la que no queríamos salir, el remix de Four Tet nos dejaba muy satisfechos con cuatro minutos de auténtico orgasmo. Como la vida misma, gracias Eric. /// MS

The Black Madonna | Sónar Pub (Sónar Noche)

Que podemos decir del espíritu del Smart Bar de Chicago. Nunca entendimos bien porque en años anteriores, su actuación era a lo largo de Sónar Día haciendo que pasara desapercibida para las grandes masas, pero lo de este año fue realmente alucinante. La americana pinchó su set para cerrar el Sónar Pub del sábado coincidiendo con otro peso gordo del cartel —Marco Carola—, aunque si nos ceñimos a los allí presentes, arrasó con la multitud. Prácticamente mientras salía el sol, una Marea Stamper entregada ponía la guinda al pastel con un cierre apoteósico que incluía colaboradores como el icono queer Kiddy Smile y temas propios como “He Is The Voice I Hear” o “We Don`t Need No Music”. Sí, hacía mucho calor, la gente te acosaba, sudabas, pero tus pies no podían dejar de moverse ante el último show. /// EA


/// AP - Álvaro Pardo

/// DC - Davicin Casado

/// EA - Enrique Alcaraz

/// MS - Manuel Soprano

/// SC - Santiago Cejas

Fotos: sonar.es

Author image
Proyecto de arquitecto, más madrileño que el oso y el madroño. Amante de la buena música en general y de la electrónica en particular. De Beatsoup desde pequeñito. CEO.
Madrid
    
        Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK |         Más información