TECHNO: "Ni de yonkis ni de delincuentes"

Todo género musical lleva asociado, por lo general, estereotipos más o menos aceptables. Sin embargo, cuando hablamos del Techno o de la electrónica en general, hay unos claros y negativos estereotipos que difícilmente se podrán desligar de él, al menos en la actualidad.

Por ejemplo, en mi experiencia personal, cuando me preguntan "¿qué música te gusta?" respondo que soy fiel al Techno. Aunque cuando lo expongo, rara vez me siento cómodo con la idea de que se hagan prejuicios negativos contra mí y/o contra el género.

Mientras que muchos mantienen su firme postura y defienden el encanto, la belleza y la maleabilidad que el género alberga en sí misma o defienden el hecho de que forma parte de la historia de la música y de la cultura que la rodea, otros tantos (muchos, frecuentemente) afirman que "es música de pasados, [...] de gente rara, [...] de chonis y macarras" y en definitiva un largo etecé (etcétera) de comentarios que proceden de gente que ni le rinden culto a esta música ni hacen nada por conocerlo. Y ni qué decir queda de todos aquellos a los que les invitas a escuchar una pequeña parte de una composición musical de este género y te dicen (recién dado al botón de play) "joder, quítame esto".

Pues bien, a esto, por mi parte, decir y reconocer que lamentablemente no es un género exento de colectivos más o menos apropiados para la sociedad en general, que tengan unas prácticas u otras en su vida cotidiana más o menos éticas, porque eso mismo ya lo he visto yo con mis propios ojos (a bote pronto, recuerdo el trágico suceso donde algún descerebrado tuvo la genial idea de lanzarle una botella de cristal al mago Jeff Mills durante su actuación en Toledo este mismo fin de semana).

Pero sí es cierto que también hay mucha otra "gente invisible" tras ésa negativa y crítica óptica que, como yo, no lleva a cabo dichas prácticas o conductas y, por tanto, son personas normales y corrientes que simplemente tienen gusto y/o pasión por una música que caracteriza a la música de nuestro siglo, el SIGLO XXI.

Y al igual que yo (o muchísimas personas con las que me rodeo, afines a éste género, al Techno), numerosos artistas se han pronunciado en contra de este tópico. Sin ir más lejos, el grandísimo Laurent Garnier, llevó a cabo su propio combate en contra de todos esos prejuicios, estereotipos y juicios rápidos y negativos que se tienen contra el Techno. Podemos verlo en el documental que mostramos a continuación donde, como moraleja, obtenemos una sabia frase del legendario Garnier: "Acid Music: nothing to do with drugs" (o lo que es lo mismo: "Acid Music - variante o subgénero del Techno-: nada que ver con las drogas").

Una frase que versa en esta misma dirección es la del enunciado del principio del documental que defiende que el Techno no es "ni de yonkis ni de delincuentes". Una frase que, junto a otras afirmaciones, tratan de acabar con la mala reputación del género; una lucha que comienza allá por principios de los 90´s y que a día de hoy aun persiste, cuya premisa principal consiste en permitir "al Techno expresarse más libremente, sin sufrir la incomprensión y la represión" de años atrás, tal y como afirma Laurent Garnier en este documental:

Aunque Garnier no ha sido el único en defender su posición. A él se le suman numerosos artistas como por ejemplo Detroit Swindle, el dúo que pasó recientemente por Madrid en una criticada Boiler Room, que afirmaron a "Revista Metrónomo" (un medio de comunicación colombiano) en abril de este año que "el house no es música de drogas".

A este disyuntivo y tedioso debate se suma la postura de nuestro paisano Dj Nuke (dj, productor y promotor de eventos) que afirmó que "la relación entre la música y las drogas es la misma que existe entre el hombre y su modo de pasarlo bien, desde la antigüedad hasta hoy en día. Es un tema cultural. Estamos hablando de drogas hoy, pero es lo mismo que hablar del vino en las bacanales romanas".

Y cuando digo tedioso es TEDIOSO con mayúsculas. Porque las posturas siempre encuentran la confrontación entre sí, existiendo artistas que defienden su uso, otros que defienden que solo debería de ser consumida por los djs en su etapa creativa y otros que simplemente se muestran enemigos de aquellos que la defienden y consumen. Otro ejemplo que da soporte a esta idea fue el polémico anuncio del inglés Scuba que ofreció ("de broma") sustancias estupefacientes a cambio de unos cuantos votos en un ranking de Resident Advisor (una plataforma dedicada 100% a la música electrónica) generando todo tipo de opiniones; desde los que le defendían hasta los que le criticaban.

Pues bien, todas esas posturas, opiniones, y conductas son 100% respetables siempre y cuando no dañen ni interfieran en la vida de los demás. Pero lo que sí está claro es que, flaco favor estaremos haciéndole a esta cultura si no ponemos todos un poco de nuestra parte para la consecución de un mismo objetivo; el de liberar al Techno de esas críticas que impiden que éste se exprese con libertad, lejos de la incomprensión y la represión.

Y es que el Techno, y en general toda la música electrónica, son un género musical que tiene un contexto en la historia (más aun dependiendo del subgénero que se trate), llegando a nuestros días con más intensidad que nunca, de igual manera que ocurrió en sus días con la música Clásica, el Rock u otros tantísimos géneros existentes en el mundo de la música (géneros los cuales no dejan de estar interrelacionados de una manera u otra).

Todos ellos atienden a un tipo de cultura que obedece a sus propios estandartes. Y como tal, considero que deberíamos (TODOS) de abrir la mente con vistas al futuro y eliminar todos aquellos estereotipos afines a este género, porque ha llegado a nuestros días para quedarse entre nosotros, le pese a quien le pese.

-FUENTE DEL DOCUMENTAL: Arte.tv ("French Touch (2/12): Combate techno")

Author image
Amante de la música de la era electrónica. Porque la música avanza y no solo se escucha; también hay que vivirla y sentirla. Nosotros te ayudamos a entenderla.
Madrid
    
        Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK |         Más información