Techno vs. Religión: Dax J recibe amenazas de muerte

Pongámonos en situación. El pasado viernes el dj inglés habitual de Berlín Dax J actuaba en el festival tunecino Orbit. En su sesión pinchó "Adhan / Call To Prayer", un track que incluye el rezo musulmán de llamada a la oración como vocal. Algo que ha estado haciendo a lo largo de su exitosa gira europea —que también ha pasado por nuestro país—, pero que no ha gustado nada en un país predominantemente musulmán como Túnez. Un breve lapso de apenas 20 segundos que quizá pretendía ser un guiño cultural pero que resultó ser una ofensa realmente grave para muchos, que comenzaron a silbar y abuchear en dirección en la cabina.

"Quiero ofrecer mis más sinceras disculpas a quien se haya podido sentir ofendido por la música que pinché en el Orbit Festival de Túnez el pasado viernes. Puse un track que incluye 20 segundos de "Call To Prayer" (llamada a la oración). Para mí es una vocal bonita. En ningún momento fue mi intención ofender a nadie, y por eso lo siento."

Pero parece que las disculpas del Dj no han sido suficientes, pues el artista no ha dejado de recibir amenzas de muerte (¡miles!) para él y su familia en sus perfiles de redes sociales, viéndose obligado a cerrarlos por la presión. Pero no todos los comentarios han sido de la misma índole, pues muchas otras personas —incluidos asistentes— han mostrado su apoyo restando importancia al incidente. Nosotros deseamos el máximo apoyo a uno de los artistas más en forma del panorama techno actual, ya que debe estar pasando los momentos más duros y tensos de su meteórica carrera.

"Este incidente puede ocurrir en cualquier parte. Dax J no tenía ninguna intención de ofender. (...) El sonido de la llamada a la oración le inspiró musicalmente y pensó que el tono que nos podía tocar. Este ha sido el caso. Pero tomando un punto de vista de paz y reconciliación, especialmente con buena fe de su parte. No creía que nos podría ofender. (...) Es injusto que 20 segundos de música ensucien todo un evento de 2 días y preparado durante largos meses. (...) No queremos mezclarnos en debates religiosos. Nada más lejos de nosotros que ensuciar la imagen del Islam, que es una religión de paz y de perdón."

Las disculpas del festival en su página de Facebook tampoco han servido para calmar los ánimos. La cosa no acaba ahí, ni mucho menos. Tal y como recoge el diario El Mundo, las autoridades locales han cerrado el club donde se realizó el evento y arrestado al empresario responsable, que está siendo investigado por "atentado contra la moral y escándalo público", considerando lo ocurrido un ataque a los sentimientos religiosos de la comunidad.

Un acto tan desafortunado como breve que ha puesto a Dax J en el punto de mira del extremismo religioso musulmán (y del anonimato intimidatorio de las redes sociales), en una época en la que este fanatismo irracional tan propio de la Edad Media se está conviertiendo en una de las grandes lacras —y temores— de la sociedad. Y nos negamos a aceptar que la música electrónica —tan abstracta y mecánica, esa que nos sirve día a día para evadirnos del triste mundo en el que vivimos— también entre a formar parte de una guerra de fe sin pies ni cabeza. Ahora y siempre, la música ha de ser la solución a nuestros problemas, nunca el problema en sí.


ACTUALIZACIÓN 06/04: Tras la polémica, Dax J... ¡condenado a un año de cárcel en Túnez!

Por si no tuviera suficientes razones para no querer volver a pasarse por Túnez tras el mal trago, parece que a la lista se ha sumado una más. Y bien de peso. Según varios medios locales como Kapitalis, la sentencia del Tribunal de Hammamet condena a Dax J a un año de cárcel por utilizar la llamada a la oración en su set. Por su parte, el empresario de la discoteca ha sido puesto en libertad aunque su local permanecerá cerrado.

"Como resultado de este incidente desafortunado e involuntario, ayer en mi ausencia y sin previo aviso, fui condenado en los tribunales tunecinos y sentenciado a un año de prisión. Actualmente estoy de vuelta en Europa y esta condena expirará en 5 años. Tengo el máximo respeto por todas las religiones en todo el mundo y ahora puedo entender cómo mis acciones recientes se podrían haber entendido en un mal sentido. Debemos tomarnos tiempo para realmente respetar y apreciar las creencias de todo el mundo para avanzar como una sociedad global."

Author image
Proyecto de arquitecto, más madrileño que el oso y el madroño. Amante de la buena música en general y de la electrónica en particular. De Beatsoup desde pequeñito. CEO.
Madrid
    
        Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK |         Más información